19/9/06

¿Qué hay dentro de un libro? (VI)

" Cuando Gregorio Samsa despertó aquella mañana, luego de un sueño agitado, se encontró en su cama convertido en un insecto monstruoso. Estaba echado sobre el quitinoso caparazón de su espalda, y al levantar un poco la cabeza, vio la figura convexa de su vientre oscuro, surcado por curvadas durezas, cuya prominencia apenas si podía aguantar la colcha, visiblemente a punto de escurrirse hasta el suelo. Innumerables patas, lamentablemente escuálidas en comparación con el grosor ordinario de sus piernas, ofrecían a sus ojos el espectáculo de una agitación sin consistencia"

Franz Kafka "La metamorfosis"

2 comentarios:

Hefesto dijo...

Cuando lo leí de jovencito, lo que más me impactó fue la manzana que le inscrustó su padre y se le iba pudriendo. Debería ser como esa la sensación que dicen de picarte la espalda y no poder rascarte, pero multiplicada.
Y digo dicen porque yo al menos llego a cualquier zona de mi espalda.

Proyectodefilosofo dijo...

¡Lo de la manzana también me dejo traumatizado a mi!
¡Soñaba con el pobre Samsa!