17/9/06

Caperucita Roja

(Extraído del cómic: The Sandman de Neil Gaiman)

Una niña tenía que llevar pan y leche a su abuela, mientras iba por el bosque un lobo le preguntó hacia dónde iba. "A casa de mi abuelita" dijo ella.
El lobo corrió y llegó antes a la casa. Mató a la abuela vertió su sangre en una botella y cortó su carne en lonchas sobre un plato. Luego se puso un camisón y esperó en la cama.
Toc toc.
-Entra querida
-Te traigo pan y leche abuelita.
- Come tu algo querida, hay carne y vino sobre la mesa.
La niña se comió lo que se le ofrecía, cuando lo hizo un gatito gritó "¡Zorra! ¡Comer la cane y beber la sangre de tu abuela" Luego el lobo dijo:
- Desnúdate y ven a la cama conmigo.
-¿Dónde dejo la falda?
- Échala al fuego; ya no la necesitarás más.
Por cada enagua, corpiño y media, la niña preguntó lo mismo y el lobo replicó:
- Échala al fuego, ya no la necesitarás más
Cuando la niña se metió en la cama dijo:
- Abuelita, que peluda eres.
- Es para mantenerme caliente querida.
- Abuelita, que uñas tan largas tienes.
- Son para rascarme mejor querida.
- Abuelita, que dientes más grandes tienes.
- Son para comerte mejor querida.
Y se la comió.


Caperucita roja fue una invención de Charles Perrault, que ordenó las historias populares francesas para su consumo en el siglo XVIII.
Otros cambios como el final feliz son posteriores.

**********

Esto que acabais de leer es una de las versiones originales, lo que se nos ha presentado siempre como un cuento infantil fue en sus orígenes una historia mucho mas cruda, si quereis mi opinión(que ya se que no, pero la doy de todas formas) me quedo con esta de lejos.

3 comentarios:

Hefesto dijo...

¿Hay alguna publicación con las versiones originales?

Es encantador el detalle totalmente innecesario para la trama de hacerle comer y beber a Caperucita su propia abuela.

Proyectodefilosofo dijo...

Yo las he buscado sin éxito, aunque no desfallezco, si consigo algún avance te lo comunicaré.

Si, lo de comerse a su abuela fue un detalle muy feo por parte de Caperucita.

Borja Cano dijo...

Donde va a parar, esta versión esta mucho mejor que la edulcorada.