17/12/06

Anécdotas (IV)

[Advertencia: Los hechos narrados a continuación son, desgraciadamente, verídicos, el autor afirma sin rubor que carece de la imaginación necesaria para inventarlos de la nada, lo único que puede variar son las palabras exactas de los participantes de la conversación que seguidamente se relatará, pero no se modificará en absoluto el sentido de lo que se dijo]

Hará unos dos meses, iba de camino al cine en tren mientras leía "El antropólogo inocente", un libro divertidísimo que no me cansaré de recomendar y del que ya colgamos aquí un divertido fragmento.
Tan enfrascado estaba en mi lectura que casi ni me di cuenta de que alguien me había cogido el libro y lo había levantado para ver bien la portada del libro, levanto la cabeza sorprendido y vi a tres chicas que rondarían los 15 años que me preguntaron que libro estaba leyendo.

"El antropólogo inocente" les contesté, a lo que una de ellas me respondió "¿qué es un antropólogo?" tras mi sorpresa inicial balbuceé que un antropólogo era algo así como una persona que estudiaba las costumbres y culturas de las personas, explicación que creo que no las dejó muy convencidas.

Después me contaron que eran tres amigas de clase y que se iban por ahí de botellón, cuando me preguntaron que estudiaba yo, llegó el momento fatídico de decir que estudiaba filosofía, para mi sorpresa actuaron con la mayor naturalidad, de hecho una de ellas me preguntó:
-¿Inglesa o española?
No soy alguien con mucha rapidez mental lo reconozco, y es por eso que me quedé totalmente bloqueado en un principio, una de las amigas fue mas rapida que yo y le contestó a su amiga:
-No seas tonta, la filosofía es de todo el mundo.
Cuando entendí el motio de su equivocación (había confundido filosofía con filología, un error comprensible) fui a responderle.
-Probablmente has confundi...
No me dejaron terminar la frase, las tres se empezaron a reir, una de ellos dijo.
- Ala tio, que bien hablas, has dicho probablemente. ¿eres un intelectual de esos?.
-¿Eh?
- Lo digo porque como lees libros y eso... (En ese momento una aprovechó para decir "no tia, como va a ser un intelectual de esos, si no lleva gafas" )
Dicho lo cual perdieron bastante interés en la conversación porque una de ellas empezó a batir palmas y las tres se animaron a cantar sevillanas a unos niveles auditivos que propiciaron que todos los pasajeros del vagón se girasen a ver a ese peculiar grupito de lolas flores al lado de un chico que se refugiaba de la vergüenza detrás de un libro que cada vez parecía mas pequeño.
Afortunadamente ellas vieron que como no lo estaba pasando bien me animaban a gritos a que me uniese a los coros de esas canciones con letras de carácter erótico-festivo.

Fue probablemente el trayecto de 20 minutos más largo de toda la historia, se bajaron despidiéndose a gritos de mi y del resto del vagón.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

No pasa nada, simplemente te has topado con un rebaño de Australopithecus.

Yo siempre llevo unos cacahuetes en el bolsillo por si me cruzo con alguno, van muy bien para despistarles! Aunque la verdad es que siempre procuro evitar pasar por su hábitat para no interferir con el ecosistema.

Aún así, lo que más me preocupa es que serán quienes nos tendrán que pagar la seguridad social cuando estemos jubilados.

umla2001 dijo...

Cada vez me parecen menos graciosas estas anécdotas y más dignas de lástima.

Saludos.

athos dijo...

Es increíble el nivel de incultura general entre la gente más joven.
Creo que el sistema educativo que les tocó, falló estrepitosamente.

Anónimo dijo...

Razón número dos para que evite el trato con personas de edades por debajo de tres años de la mía.

Yo habría huído estrepitosamente. O lo habría intentado. xD

Isabel Romana dijo...

Ya ves. No creas que me resulta demasiado extraño, porque el nivel de incultura no deja de crecer. Es un drama, la verdad, porque en manos de esos jóvenes está nuestro futuro. Pidamos a los Reyes Magos que este año les traigan algunos libros y, sobre todo, luces. Saludos cordiales.

Proyectodefilosofo dijo...

Gracias a todos por comentar, en general me hicieron mucha gracia esas chicas, pero al bajar del tren un pensamiento me dejó paralizado y preocupado toda la semana: "Dentro de tres años esas chicas van a poder votar"

¿A qué da miedo? XD

Anónimo dijo...

Tun, Tun, toco a la puerta, Tun Tun.

Marmotilla estás ahi ?

Debe estar con el filósofo de Macondo en las fiestas navideñas, o en examenes, estudios, o quizás en un viaje por el Mediterraneo, en crucero, por las islas griegas.

Bueno doquiera estén, mis besos y abrazos,

Marmotilla dijo...

Gracias Mugget te deseamos lo mismo, disfruta de las fiestas y que tengas un buen año.

Besos

Fuego Fatuo dijo...

Sinceramente, no creo que el panorama este tan mal, o al menos, trato de engañarme gustosamente pensando que no es así...
En cualquier caso, puede que esas chicas no sean sino un ejemplo suelto de "Charcuteras" (con perdón por la expresión), como denomina una amiga mía al tipo de chica cuya única preocupación es saber de que lado peinarse el cabello cada mañana y elegir un jersey a juego, con la desgracia incorporada de presentar un diccionario de cien palabras, donde aproximadamente, la mitad son tacos :).