16/10/06

El egoísta esclarecido y la esencia del fariseísmo.

Vamos a reflexionar un poco ¿Os parece?

Imaginémonos dos tiendas, una enfrente de la otra, ambas regentadas por dos eficientes personas, las dos tienen fama de honradas en la ciudad, la ciudad está en una posición geográfica que propicia que muchas veces los clientes de ambas tiendas sean turistas que nada saben del idioma y sistema monetario de la ciudad, pero cuando van a comprar a cualquiera de las dos tiendas saben que en ninguna les intentarán estafar cobrándoles de más solo por ser turistas y no estar familiarizado con la moneda. Saben de la honradez de ambos tenderos.

El tendero número 1 cree que debe dar trato de igualdad a todos los clientes y no intentar aprovecharse de la confusión de un extranjero, cree que es su deber ser honrado.

El tendero número 2 actua exáctamente igual que el tendero número 1, no cobra de más para aprovechar el desconocimiento de los turistas pero no lo hace por que crea que debe hacerlo sino porque ha descubierto que ganándose fama de honrado la clientela subirá y obtendrá pingües beneficios.

Creo que ambos tenderos actuan bien, pero solo el tendero número 1 se hace bueno realizando ese acto, el número 2 no.

La realización de un buen acto no lo hace a uno bueno necesariamente, hace falta hacerlo por los motivos correctos, el tendero número 2 ejemplifica a la perfección la figura del egoista esclarecido.

El egoista esclarecido es aquel personaje que ha caído en la cuenta de que realizando determinados actos correctos podrá sacar un provecho a su acción, no le interesa lo mas mínimo comportarse conforme a un deber sino el beneficio que podrá obtener de comportarse de tal forma, y si ese beneficio no fuera tal, si no sacase nada tangible de su buen acto, no lo haría.

Hay quien piensa que un egoista esclarecido sí es una buena persona, un buen ciudadano. Personalmente disiento de esta opinión, en realidad, para mi, la bondad no se haya en el acto realizado sino en los motivos que te impulsan a hacerlo, por ejemplo, la bondad no se haya en realizar un acto justo, si no en realizarlo porque prefieres la justicia frente a otros valores menos deseables. otros disvalores.

Hay otra variación con respecto al egoista esclarecido, un primo hermano si lo preferís, se trata del fariseo, pongámonos un ejemplo para ilustrar a este otro personaje:

Imaginémos ahora una persona gravemente enferma que pasa por grandes penurias físicas y se encuentra postrada en la cama de un hospital, nada le alegraría mas que recibir una visita y hasta podría incidir positivamente en el transcurso de su recuperación, existe por otra parte otra persona que esta informada de tal situación y decide ir a visitar al enfermo, vemos de nuevo que actua bien, pero si observamos de cerca sus motivos descubrímos cual es la razón para hacer dicha visita al enfermo, esa persona busca hacerse buena persona, toma al enfermo como un medio para acercarse al fin de realizarse como una persona dechada de virtudes, una persona excelente.

Como digo, actua bien, pero ¿Se convierte en buena persona? En mi opinión tampoco, el fariseo, al igual que el egoista esclarecido realiza un buen acto (socorrer a los necesitados, no estafar a los turistas) pero no consigue convertirse en buena persona, el fariseo ya no busca un beneficio tangible como el egoista, lo que busca el fariseo es alimentar su ego moral, verse como una buena persona.El fariseo no consigue hacerse buena persona, es más, lo que consigue es hacerse mala persona, la bondad se haya no en realizar las cosas buenas sino en querer realizarlas, independientemente de las circunstancias que puedan beneficiarnos o perjudicarnos por querer dichas cosas buenas. Dicho de otra forma, cuando optas por tomar el camino de la justicia aunque sea el más difícil o el que te pueda traer más problemas habrás actuado bien.

No basta realizar buenos actos, sino que esos buenos actos deben sustentarse en la firme base del deber, del convencimiento personal de que debemos actuar bien, sin buscar nada a cambio, ya sea un beneficio palpable como el del egoista esclarecido ni envanecernos moralmente como el fariseo.

Espero no haber aburrido a nadie.

5 comentarios:

umla2001 dijo...

No sé a otros, pero a mí no me has aburrido en absoluto. Sólo tengo una pregunta con respecto al texto, ¿es peor persona el fariseo que va al hospital a visitar a un enfermo para subir su ego moral o el que reconoce que no tiene ganas de ir y, sencillamente, no va?

Yo diría que este último, quizá no sea buena persona, pero al menos es honesto consigo mismo, ¿no?

Acabo de descubrir tu blog. Te iré leyendo. Saludos.

Proyectodefilosofo dijo...

Si, opino como tú, creo que dentro de su incumplimiento del deber se le puede reconocer honestidad consigo mismo.

Hefesto dijo...

Será más honesto consigo mismo, pero no mejor persona. Yo creo que el fariseo que realiza el acto bondadoso de visitar al enfermo, aunque no lo haga motivado por su bondad, al menos siente la necesidad de satisfacer ese ego moral emulando el acto que haría una persona realmente bondadosa; en cierta forma se siente con el deber de comportarse como si lo fuera. En cambio, el que es totalmente honesto ni siquiera siente tal necesidad.

Hefesto dijo...

Hay quien piensa que un egoista esclarecido sí es una buena persona, un buen ciudadano.

No necesariamente va asociado el ser buen ciudadano con buena persona; de hecho, el ejemplo del segundo tendero sería el de un buen ciudadano que no es buena persona. Seguramente las combinaciones que más se dan es la de buena persona y buen ciudadano junto con mala persona y mal ciudadano; pero las otras dos también son posibles.

Marmotilla dijo...

Se comporta de acuerdo con las "normas éticas" que hemos establecido,pero dejando de lado a la moralidad la cual juega un papel independiente.