25/4/07

La publicidad.

Cachis en la mar, tenía un bonito banner para colgarlo en el blog con motivo del día del libro, era divertidísimo, aparecían David Bisbal, varias famosos/as del corazón, algún que otro tertuliano con ínfulas de intelectual y debajo un logo en grande que ponía:

"Ellos no saben leer, tú que sabes, aprovecha"

El caso es que no me acuerdo de donde lo cogí y lo he extraviado entre la marea de archivos que se desparrama sin orden ni concierto en mi abarrotado disco duro. Así que sentimos profundamente no poder ofrecerles nuestra programación habitual, tendrán que conformarse ustedes con algunas letras mal juntadas.


Como bien reza el título( ¿Por qué se dirá reza?) quiero expresar algunas cosillas sobre la publicidad, no creo que descubra nada nuevo ni pretendo hacer un sesudo análisis, más que nada pretendo reseñar un par de anuncios que me causaron una cierta impresión, uno actual y otro un poco más antigüo (No se si aún lo seguirán emitiendo)


El primero es más por referencia gremial que por otra cosa, es de una conocida marca de mini-donuts y aparece un alumno haciendo una exposición en la clase de filosofía, el tema: "La amistad" y realiza una analogía acerca de los tipos de personalidades con las que puedes entablar amistad y los tipos de mini-donuts que ofrece en su gama de productos dicha marca, todo ello bajo las risas de sus compañeros de clase.

La verdad, aún no se que pensar.Lo digo totalmente en serio ¿es bueno?¿es malo? ¿es un halago? ¿una burla? ¿ni siquiera pensaban en eso cuando lo hicieron? preguntas, preguntas...


El otro era un anuncio de coches, el modelo no lo recuerdo, ni tampoco la marca, pero el caso es que era tal que así (más o menos):

Mientras se van sucediendo un monton de secuencias cortas de la vida de una persona normal, una voz en off nos va diciendo que de pequeños todos somos diferentes y hacemos lo que nos da la gana, y según vamos creciendo nos van enseñando unas normas de conducta y nos hacen partícipe de la cultura en la que hemos nacido, con sus normas, etc,etc... y un día, cuando somos adultos nos damos cuenta de que somos sospechosamente parecidos a todos los demás.

Hasta ahí más o menos todo correcto, pero es al final donde viene la parte interesante, cuando la voz nos aconseja que compremos ese coche para ser distintos y diferentes.


Cuando yo veía este anuncio tenía unas ganas enormes de preguntar ¿Y en base a que retorcida estructura argumental se supone que voy a ser diferente comprando un producto QUE SE FABRICA EN SERIE? No lo sé ¿cuántos coches de esos se venderán? ¿cien mil? ¿trescientos mil? digo cifras al azar, no tengo ni idea. ¿Se supone que voy a ser tan único que me voy a comprar lo mismo que otras cien mil personas?


De verdad, y hablando un poco más en general, todo el mundo de la publicidad me fascina, y siempre me pregunto cómo nos han hecho creer que una mente que desde que viene al mundo es sometida a un bombardeo constante de publicidad va a convertirse en un adulto listo para ejercer su derecho al voto de manera libre y considerarse un ciudadano de pensamiento independiente. Si lo pensamos fríamente es algo de una estupidez infinita pensar que una mente sometida a un estres publicitario de esa magnitud durante toda su vida va a convertirse en un adulto con capacidad de tener ideas propias y pensamiento independiente. Y sin embargo nos han convencido.

La publicidad es a las "democracias" capitalistas lo que los campos de concentración a las dictaduras.

Tira del inigualable Quino.

8 comentarios:

umla2001 dijo...

En primer lugar, te copio lo que dice la RAE sobre el término "rezar":

(Del lat. recitāre, recitar).

1. tr. Dirigir a Dios o a personas santas oraciones de contenido religioso.

2. tr. Dicho del clérigo obligado a ello: Recitar el oficio divino vocal u oralmente.

3. tr. Rel. Recitar la misa, una oración, etc., en contraposición a cantarla.

4. tr. coloq. En un escrito, decir o decirse algo. El calendario reza agua. El libro lo reza.

5. intr. coloq. Dicho de una cosa: Tocar o pertenecer a alguien, ser de su obligación o conocimiento. Eso no reza CON tus alumnos.

6. intr. coloq. Gruñir, refunfuñar.

En segundo lugar, lo que dices de la publi es tan cierto que se convierte en el mejor argumento para acercarse al mundo de la comunicación (ojo, no sólo audiovisual) desde una perspectiva distinta al entretenimiento. Es decir, es un tema que merece ser estudiado. ¿Para qué? Pues para que no nos tomen por tontos.

El problema es que, si estudiamos a fondo la comunicación, audiovisual o no, corremos el riesgo de convertirnos en publicistas, dado que es una de las salidas profesionales más creativas y exitosas que ofrecen dichos estudios. Y termina siendo la pescadilla que se muerde la cola. ¿No te has dado cuenta de que los anuncios son infinitamente más inteligentes y mucho menos ingenuos que los de hace 20 años? Seguramente es porque los publicistas de hoy se levantaban cada mañana entonando la cancioncita del colacao.

Pero a lo que iba, es fundamental conocer las estrategias de comunicación y marketing para impedir que nos tomen el pelo.

Y perdón por la extensión.

Buongiorno!

Adri. dijo...

Te busco el banner, y si lo encuentro te aviso... no puede quedar en el olvido!

Proyectodefilosofo dijo...

Muchas gracias por las definiciones Umla, me quedo con la tercera :)
Y con respecto a los estudios de comunicación, no se ¿no puede haber otra forma de estudiarlos desde cerca sin pertenecer a dicha disciplina? no lo se, ya digo que a mi el mundo de la publicidad siempre me ha desconcertado.

¡Adri, si lo encuentras te pongo un chalet en la sierra! Pero de todas formas aunque no lo encuentres gracias por adelantado por buscarlo, yo haré lo propio.

Saludos!

umla2001 dijo...

Hombre, no digo que por estudiar comunicación te conviertas automáticamente en un publicista desalmado o algo así... Sólo digo que es un peligro en el que es fácil caer. Son como las tentaciones en el desierto: ante un páramo laboral tan deprimente, es fácil dirigirse al oasis de la creatividad publicitaria. Es divertida y está bien pagada.

Lo único que quería dar a entender es que el lenguaje publicitario merece ser estudiado tanto como el periodístico, el literario, etc. Y en todas sus vertientes: audiovisual o no. Conocer los recursos lingüísticos es la mejor manera de ponerse a salvo de sus tiranías mediáticas o sus sibilinos engaños. Es como cuando, de pequeño, te dicen que debes estudiar matemáticas para que no te engañen cuando vas a pagar la compra.

Saludos.

Adri. dijo...

Bueno, me temo que te podrás ahorrar el chalet en la sierra, porque de momento nada de nada! Pero como decían los yogures, seguiremos buscando :)

Y no me pondrías un apartamentito por haberlo intentado? O:)

Proyectodefilosofo dijo...

Gracias por explicarte Umla, no te había entendido.

Claro Adri, te pongo el apartamentito tan pronto como Bush obtenga un doctorado que no haya pagado previamente su padre :p
Gracias por intentarlo, de hecho, creo que era del blog de gorkalimotxo, pero no lo encuentro en los archivos... :S
Ah, por cierto ¿Pero es que nadie va a decir nada de lo mejor del post? ¡La tira cómica de Quino!

Que maestro.

Indigo dijo...

El primer anuncio que comentas no lo he ví, el segundo sí, y creo que se refería al W. Polo, pero no estoy segura. En algo ha fallado: recordamos el mensaje pero no el objeto.
Ahora me fijo en el que hace Mercedes y F. Alonso, creo que pueden verse muchas cosas ahí.
Por otra parte, con más frecuencia vengo oyendo últimamente que las grandes empresas, laboratorios farmaceúticos por ej., gastan en publicidad tanto o más que en investigación! ¿Y qué pensar de la publicidad política, tan de rabiosa (y no es una manera de hablar) actualidad?

¿Un mundo de valores?
¿para vendérselos a quién?
No hay Mercado.
Besos, filósofo.

Proyectodefilosofo dijo...

Gracias por pasarte Indigo, que bueno lo de que no hay "mercado" para vender valores, me quedo con la reflexión.

Saludos.