26/4/07

Capsulas de Schopenhauer

Algo que me suelen decir mucho es "Tienes una frase para todo", sospecho que existe una segunda parte de la frase que queda omitida y reza algo tal que así "Y eso es muy molesto", pero que quereis que le haga, me encantan los aforismos y me se unos cuantos, siento debilidad por esas capsulas de sabiduría que siempre dejan una especie de silencio reflexivo, hay quien dirá que eso es casi anti-filosófico, pero que se le va a hacer, soy así.

Una de mis debilidades en aforismos es Schopenhauer, nadie como él tenía tanto talento para encapsular en pocas palabras tanta genialidad pesimista, por que raro es que encontréis en la historia de la filosofía alguien tan pesimista como el viejo Schopenhauer. Ya comenté una vez aquí, que la mayoría de libros de Schopenhauer se podrían titular perfectamente "Suicidio: Manual de instrucciones"

Me gustaría dejaros algunas frases que nos dejó este pesimista irredento, pero antes de que empeceis a leerlas me gustaría que le dieseis al play de la música que sale aquí abajo, cada vez que oigo esta canción no paro de preguntarme que diría Schopenhauer si pudiese escucharla.

http://www.goear.com/listen.php?v=1770d06

Todos los talentos son invisibles para quien carece de talento.

Los hombres vulgares han inventado la vida de sociedad porque les es más fácil soportar a los demás que soportarse a sí mismos.

Ningún dinero mejor empleado que aquel que nos hemos dejado robar, porque nos ha servido para comprar prudencia.

Para millones y millones de seres humanos el verdadero infierno es la Tierra.

La vida es una guerra sin tregua, y morimos con las armas en la mano.

Lo que la lluvia es para el fuego, eso es la lástima para la ira.

La vida es una perturbación inútil de la calma del no ser.

Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de la oscuridad para brillar.

La vista de los hombres excita casi siempre en mi una aversión muy señalada, por que con cortas excepciones, me ofrecen el espectáculo de las deformidades mas horrorosas y variadas: fealdad física, expresión moral de bajas pasiones y de ambición despreciable, síntomas de locura y perversidades de todas clases y tamaños; en fin, una corrupción sórdida, fruto y resultado de hábitos degradantes (Que majo)

La cantidad de rumores inútiles que un hombre puede soportar es inversamente proporcional a su inteligencia.

El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales.

Los hombres se parecen a esos relojes de cuerda que andan sin saber por qué

El hombre que no es castigado no aprende.

El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la soledad.

¿De qué se puede ufanar el hombre si su concepción es un pecado, su nacimiento un castigo, un trabajo su vida y morir una necesidad?

El médico contempla al hombre en toda su flaqueza, el abogado en toda su maldad, y el sacerdote en toda su necedad.

2 comentarios:

Adri. dijo...

En este sentido, existe un libro llamado El arte de insultar, que es un compendio de sus descalificaciones, insultos, reproches... hechos en un determinado momento y muchas veces sacados de contexto.

Lo que no veo adecuado es considerar su filosofía como pesimista, cunado la encuentro mucho más vitalista que, por ejemplo, Locke.
En mi modesta opinión, la lectura de S. (ojo, no es que sea un entendido ni mucho menos!) te aporta más vitalidad que un bol de cereales con 11 vitaminas y fósforo :)

Proyectodefilosofo dijo...

Gracias, Adri, ya había recomendado el arte de insultar la primera vez que hablamos de Schopenhauer en el blog

http://losarrabalesdemacondo.blogspot.com/2006/10/schopenhauer-y-la-sgae.html#links

Y con respecto a si es pesimista o no y su comparación con locke, pues no puedo mas que darte las gracias por que me has dado otro tema para un post, así da gusto, esto se escribe solo :)