4/11/06

¿Qué hay dentro de un libro? (XVIII)

- No se que significa "gloria" para ti-dijo Alicia.
Humpty Dumpty sonrió desdeñosamente
- Por supuesto que no lo sabes-hasta que yo te lo diga. Significa: "Ahí tienes un bello argumento contundente"
- Pero gloria no significa "Ahí tienes un bello argumento contundente" -Objetó Alicia.
- Cuando yo uso una palabra-Dijo Humpty Dumpty en un tono mas bien despreciativo- significa exactamente lo que yo elijo que signifique, ni más ni menos.
- La cuestión es-dijo Alicia- si usted puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
- La cuestión es-dijo Humpty Dumpty- quien manda aquí, eso es todo.

Lewis Carrol "Alicia a través del espejo"

6 comentarios:

Cerillo dijo...

La pregunta será pues del siglo XXI.
¿Quien manda hoy sobre los sigificados de las palabras? ?O sobre los no significados?
Sobre Sócrates decidí no serlo, veo y siento la épica guerrera pero desde mi razón la detesto y sobre el suicidió no acabo de verlo claro, igual debería leer su discurso

Proyectodefilosofo dijo...

Precisamente lo que Sócrates propugnaba mas que nada era la razón.
Y me refiero a su muerte como suicidio pero solo es una forma de hablar, Sócrates tenía dos opciones, huir o aceptar la ley, huir de Atenas y vivir sus ultimos dias fuera de su amada ciudad si que hubiese sido una muerte dolorosa para el filósofo.
De todas formas te recomiendo su discurso.

Cerillo dijo...

Es cierto en muchas ocasioes la valentía o el arrojo o otras actitudes inesperadas tiene que ver con una única salida lógica

Anónimo dijo...

:) Es agradable ver que alguien me lee "de verdad" :D

Anónimo dijo...

Ohhh, Lewis Caroll, uno de mis favoritos con uno de los mejores diálogos de la saga Alicia; otro que me encanta es el que mantiene con el gato de Cheshire sobre qué camino tomar.

Una anécdota que me encanta (aunque la encuentro poco creíble) tiene pie en que Carroll alcanzó de repente una gran popularidad tras escribir Alicia en el país de las maravillas. Tanta popularidad fue que la reina de Inglaterra mantuvo una estrevista con él y le hizo prometer que le enviaría un ejemplar de su siguiente libro tan pronto como estuviera listo. Carroll cumplió su palabra y a la reina le comunicaron que había llegado el libro que esperaba ansiosamente. Lo que se encontró la reina fue un tocho inmenso que era un tratado sobre lógica. Y es que la reina no sabía que Carroll era matemático especializado en lógica (y no sólo eso, sino que también era párroco y de los primeros fotógrafos).

También en los libros de Alicia hace muchas referencias a la lógica. Este mismo diálogo del post es un buen ejemplo.

Proyectodefilosofo dijo...

Este texto lo estudiamos como ejemplo en filosofía del lenguaje, vamos, asignatura en la que trabajamos la lógica como no podía ser de otra forma.
¡Me encanta la anécdota! ¿Qué más da si es real o no? Tu haz como los periodistas de hoy en día.
"No dejes que la realidad te estropee un buen titular"